martes, 1 de abril de 2014

DESVIRTUADO OFICIO DEL POETA QUE ATRAPA IMÁGENES

Un primer plano en versos verticales,
desenfocado foco en el proscenio
y de las manos escribiendo el genio,
que toca un móvil con palabras táctiles.

Vibra la onda en redonda cobertura
y envía mensajes del aquí mismo.
Siente el poeta vivir el abismo
viendo en segundo lugar la criatura.

Entre imágenes sufriendo y viendo
la dura realidad corriendo en vértigo.
Un soneto denuncia el esperpento,

y contando sin contar lo que entiendo
y viendo el ágora sufrir del ergo.
Mas cuántas penas lloro con lamento.


Manuel Fernández-Galiano Amorós