QUE LA VIDA ES UN TRAGO

Mientras me bebo este café,
deliciosamente amargo,
escribo estos versos en mi mente
y pienso en que la vida es un trago
y en que tú me lees.


Mientras saboreo los amargos restos de mi boca,
pienso en por qué lo pido para llevar,
en por qué todo este marketing y este azúcar.
Y entonces soy feliz.


Porque no hay tiempo que perder
y el camino es largo.
Y porque las penas me las bebo en poemas cortos.



Manu Fer-Galiano

 

Manu Fernández-Galiano