viernes, 28 de julio de 2017

UNA CASA VACÍA

Tengo una casa vacía y llena
de esperanzas que me están esperando.

Tengo una habitación enorme
y los muebles de la experiencia
esperando a ser montados.

Tengo las herramientas, tengo las ganas,
quiero llenarme de vida 
y de recuerdos nuevos y nuevas memorias.

Tengo que dejar atrás las llaves de mi adolescencia,
dar tres vueltas a la puerta
y cerrar ese capítulo del río de mi vida.

Me compraré una rosa y la pondré en el centro de mi mesa,
para ver cómo se marchita
y no olvidar jamás que la vida
es un largo camino de huida hacia la búsqueda
de juventud y de tesoros y experiencias.

La felicidad solo es un picaporte 
que te abre las puertas y las ventanas 
de brisa y esperanza.

Estoy abierto a la luz y tengo mis paredes blancas.



Manu Fer-Galiano


Imagen: Robert Adams