miércoles, 19 de diciembre de 2012

APUNTES DE UNA TUTORÍA

Mientras dos compañeros hablan por Whatsapp,
la profesora charla con una alumna sus dudas,
nadie atiende, porque no son horas
-qué ganas de echarse una siesta-.
Una alumna se levanta y se marcha.
Power está muy perdida, no sabe ni en qué trabaja.
La profesora suelta un chiste y se ríe ella sola.
-¿Qué copias?- nada Tole, estoy dando rienda suelta a la imaginación.
Saludos a la otra punta de la mesa.
Macarro empieza con su ráfaga de dudas
-esto va a ser interminable-.
No miremos tanto, ¡no no no!
Los cuadros de la virgen del Aula Nebrija dan mal rollo.
Me pregunto porqué habrá un espejo.
Desde mi competencia lingüística,
yo lo he oído: eso también vale.
Yo qué sé, le ponéis un nombre.
Son y 5 y terminamos a y cuardo -¡una polla!-
La Friki es más pedante que otra cosa,
-se lo decimos con cariño-.
Un libro sobre enanos: distracción.
Cada loco con su tema.
Sánchez con pose de erudito.
Locuciones escogidas al azar.
Canella es canela en catalán
-bueno, los hay que se apellidan Romero-.
Diccionario de la RAE del 89, bien
¿y qué pasaba en esa fecha?
Figurado es transición semántica.
¡Ay qué gracia!
Un resumen es un resumen, no una conclusión.
En resumen, se concluye la tutoría.


Manuel Fdez-Galiano