lunes, 22 de abril de 2013

3º PUESTO EN CERTAMEN LITERARIO DE LA UAH



APUNTES DE CLASES
DE APUNTES



PRIMERA HORA
Grafitis de los versos de la Eneida.
Enseñanza por medio de los textos poéticos del latín.
El latín correcto es el de Roma.
-Hablo a mi compañero porque tengo dudas-
Pronunciar lo que está escrito.
Aspirar la hache está de moda.
Hay un poema de Catulo en la pantalla
en el que se ridiculiza esta tendencia.
La profesora mueve sus rojos labios
traduciendo el gracioso poema
-los alumnos ríen tímidamente-.
Llamada de atención sobre el alumno parlante y sobre mí.
Hay que volver a los autores clásicos
como Bruto; todo se basa en la lógica,
la importancia reside en la inventio
-yo invento hasta en mis apuntes-.
Pido una hoja y sonrío,
-a ver si me compro unos folios-.
Asianistas que usan metáforas,
sentencias, refranes y juegos de palabras.
Todo un artificio, vaya, pura palabrería.
Cicerón encabezaba este grupo,
más bien se quedaba a medio camino en estilo.
Estudiaron latín algunos,
porque el latín se hablaba fatal.
Totum revolutum,
“limpia, fija y da esplendor”.
Aplica la razón lingüística.
Más papista que el Papa era Bruto.
Ya lo decía Catulo: “uno habla como es”,
“ha hablado muy bien lingua sua”,
¡pronuncia como es debido, canalla!
Está el habla que ladra.
-Miro el reloj, veo la hora, a ver si se acaba ya-
Las madres se preocupan de cómo habla su hijo,
que no están bombardeadas por las novedades lingüísticas.
Sabor romano:
en resumen, aticistas o asianistas.
Dialéctica embutida.
Lope de Vega con el habla de negros.
¿Sabe alguien quién es Aulo Gelio?
-ni Cristo- ¡Qué mal!
Debate entre pugna de antiguos o modernos.
Él era el más erudito de todos,
entre corchetes: tenía una memoria de elefante.
Narrar una muerte como quien va a por un café en la uni,
este era Draco.
Cicerón nos permite llorar por sus palabras
-no sé qué preferiría yo-.
Oigo la palabra furor y me acuerdo del programa…
-¡cómo me aburro!-
“Para terminar la primera hora de hoy”

SEGUNDA HORA
Cambiamos de aula a una más pequeña
-le he quitado el sitio a una pobre guiri por error-
sentadas enfrente se hallan tres chicas
porque no hay suficientes mesas
-esto parece una cita-.
¿Cómo vamos a reconstruir una lengua
si no sabemos cómo se habla?
Solución: latín vulgar.
Primero está el latín clásico clásico
y luego el postclásico.
-Mi compañera bebe un zumo con pajita,
creo que me pone morritos-.
¿Pajita es con jota, no?
-Qué sexy está la profesora con esa pose de dama,
apoyada con un brazo sobre la mesa-.
San Gerónimo era ciceroniano ¡A la Hoguera!
- Tole habla ¡y no me oigo los pensamientos por su culpa!-
La profesora me mira mientras explica,
si supiera que estoy en verdad en las nubes...
La Macarro debe de estar muerta, está pálida,
no parpadea, tampoco suelta su portátil.
Concepto platónico de la belleza: limpieza,
como los chorros del oro hay que estar.
Hermoso: tener cinco kilos de más.
-La italiana guapa estornuda-
Los niños de 9 años no saben leer,
menos aún leer el Quijote.
Que no se os vaya de la cabeza:
el bilingüismo se dio durante mucho tiempo.
Columera fue el primer productor de Jerez del que tenemos noticias.
Carrus se incorpora al latín cuando se inventa el carro
-¡Claro, tiene lógica!-
Avulgaramiento del latín:
oyes oyes; yo naduve naduve naduve.
¡Por la pureza del latín!
"Descansito para comer"

APUNTES DE LITERATURA GRECOLATINA
"Nos imaginamos a Propercio como un poeta nocturno, 
que con la cabeza apuntando al cielo
mantenía un cigarro en los labios 
en busca de inspiración."

APUNTES DE UNA TUTORÍA
Mientras dos compañeros hablan por Whatsapp,
la profesora charla con una alumna sus dudas,
nadie atiende, porque no son horas
-qué ganas de echarse una siesta-.
Una alumna se levanta y se marcha.
Power está muy perdida, no sabe ni en qué trabaja.
La profesora suelta un chiste y se ríe ella sola.
-¿Qué copias?- nada Tole, estoy dando rienda suelta a la imaginación.
Saludos a la otra punta de la mesa.
Macarro empieza con su ráfaga de dudas
-esto va a ser interminable-.
No miremos tanto, ¡no no no!
Los cuadros de la virgen del Aula Nebrija dan mal rollo.
Me pregunto por qué habrá un espejo.
Desde mi competencia lingüística,
yo lo he oído: eso también vale.
Yo qué sé, le ponéis un nombre.
Son y 5 y terminamos a y cuarto -¡una polla!-
La Friki es más pedante que otra cosa,
-se lo decimos con cariño-.
Un libro sobre enanos: distracción.
Cada loco con su tema.
Sánchez con pose de erudito.
Locuciones escogidas al azar.
Canella es canela en catalán
-bueno, los hay que se apellidan Romero-.
Diccionario de la RAE del 89, bien
¿y qué pasaba en esa fecha?
Figurado es transición semántica.
¡Ay qué gracia!
Un resumen es un resumen, no una conclusión.
En resumen, se concluye la tutoría.

APUNTES DEL MUSEO DE ARQUEOLOGÍA
De lo que venimos hoy a tratar
epigrafía, numismática,
soportes pétreos.
Primera parte de la visita.
-alguno ya resopla-
Gorros de Papá Noel en la cabeza.
Cerámicas romanas.
Casa de Baco.
Diferentes textos, mismo soporte: piedra hincada.
Si queréis acercaros un poquito, con cuidado.
Aquí veis un ejemplo.
-Esto no hay quien lo lea-
Poco más, es la introducción general.
¿Alguna pregunta? 
-Sí ¿los baños?-
Las muchachas cuchichean sobre el guía.
Sa-tur-ni-no ¿vale?
-yo no veo nada, pero vale-
Se hacían para recordar al difunto:
la idea del olvido les daba pánico a los romanos.
Hay inscripciones que nadie las ha descifrado
-eso es porque no lo ha leído el Abuelo
(también conocido como Sotiello, un crack)-.
Nadie moría con 68, se moría con 30, 40, 50...
-¿Qué ha dicho? 
-Que nos movemos por fin.
Un mosaico nos puede parecer un cómic moderno.
Alguien se ha dejado la tele en la sala puesta.
Y aquí concluye nuestra visita.

DÍA EN EL TEATRO
No se vive el igual el teatro
cuando estás de espectador
que cuando eres tú el que lo representa,
el que le da vida.

Comenzó la apocalíptica mañana,
un veintiuno de diciembre.
En el ambiente muchos nervios.
Maquillaje, ropajes, cruces y un bombín.
Espejos y luces de camerino.

Yo recito mi guión
-parece que estuviera rezando-
mientras me cambio de ropa y me transformo en mi alter ego.
Todos están haciendo lo mismo.
¡Cuánto barullo! -Amparo por ahí en medio-

Una vez todos cambiados,
la cosa va cogiendo forma
-esto ya va en serio-.
Realizamos los últimos ensayos.
Luces de colores, música y cambios de escena,
todo rápido, porque el tiempo pasa deprisa.

No nos hemos dado cuenta y ya se oyen voces
de espectadores que esperan a entrar al teatro,
seleccionar su asiento y esperar tranquilamente.

Unas emotivas palabras de Elena
provocan emoción y alguna lágrima en nosotros.
Nos damos ánimo. Chocamos las manos. Somos un equipo.

Comienza la función.
Todo sale como estaba previsto.
La música suena, las luces lucen, los actores actúan.
“La señora es buena... ¡a la porra!”
“Ramo de flores tristes... ¡Dios mío qué tormento!”
-El público está disfrutando, se nota en el ambiente-.
“¡Qué curioso y qué coincidencia! Pero yo no lo recuerdo”.
“¡El trabajo regenera al hombre! ¿Qué pasa en Cádiz?
Yo respeto todos los fanatismos... ¡Simeón Julepe!”
“¿Me estás amenazando deliberadamente con esa escoba? 
¿Y qué tipo de tienda?” -Stella actúa sexy,
con una trompeta de Armstrong de fondo-.
“La piedad, Marat, es patrimonio de los privilegiados...
La Revolución habrá triunfado”.

Termina la función. Saludamos al público como es debido.
Todo ha pasado tan deprisa. Y eso es bueno.
Saludamos fuera a los que han venido a vernos.
¡Lo hemos conseguido! -todos nos dan la enhorabuena-.

Las sensaciones son de felicidad, de orgullo,
de haber soltado adrenalina,
porque todo ha salido genial.
¡Cuántas emociones en un mismo día!
Esa sensación nos embriaga a todos,
y desde luego,
ha sido como echar un polvo.

EL TEATRO DE LA VIDA
Existe un truco para caer
y levantarte en este sueño
sin tener que tropezarte con la piedra:
la vida
que me enseña y he aprendido.
Y que es como el teatro mismo.

BREVE Y ADMIRABLE
Que unas veces miramos sin ver
y otras vemos sin mirar.
Presten atención:
las oportunidades se escapan.
Los momentos pasan monumentos.

LA VIDA TAMBIÉN ES LO QUE NO ES VIDA
Todo son palabras feas,
nunca me salen las cosas como quiero.
Puedo disfrutar de la incomodidad,
las pelis malas,
los chistes sin gracia,
follar a medias,
que me echen el humo a la cara.
Quiero viajar en el tren apretado.
Tengo ganas de andar largas distancias para volver a casa.
Me apetece estudiar en época de exámenes,
madrugar un domingo,
ir a clase un lunes.
Quiero aceptar un trabajo donde me paguen poco
y resignarme pensando "es lo que hay".
Llegar a casa imaginando lo que me apetece de comer
y encontrarme algo completamente diferente.
En fin,
la vida también es lo que no es vida.

DEL TEATRO APRENDÍ
Y es que manejando luces
-imitando a un técnico en el tema-
de mis andanzas universitarias
algo vislumbré.
Yo sencillamente presté mi ayuda
y ésta volvió a mí,
volvió un poema al tiempo,
cuando al fin lo entendí
                                       todo.

Todos quieren ver

la luz al final del túnel,
pero no se han parado
                                    a pensar
que cuanto más te acercas al foco
menos ves lo que hay
                                   detrás.
¿Más oscuridad? ¿Más gruta?
¿Nuevas lejanas luces?

De cerca el faro te ciega,

de lejos es tu salida.
En el teatro, como en la vida,
la luz ilumina la escena,
hace posible la actuación.

Tras los focos nos observan

ojos que miran con ilusión,
pero ahí arriba nos ciega 
el frontal,
     la luz,
    el foco.