BROEMA

Pero, a ver, qué esperabas de un poeta
que su felicidad aprieta
contra sus mejillas en forma de sonrisa.

En serio, qué esperabas de este de las palabras bonitas,
de este hechicero de fonemas y poemas
en forma de labios de luna creciente horizontal.

Cómo no lo pudiste ver si yo soy una broma,
si hago chistes hasta de mis problemas,
hasta de mis penas,
si yo soy todo sarandonga y un fandango en la Macarena,
si todos saben que mis perlas ya no son metáforas,
sino sinónimo de que todo va bien
y de que el mundo es un lugar mejor,
si tú abres mi concha y me la sacas:
la sonrisa y la lengua y la poesía.


Manu Fer-Galiano.

Manu Fernández-Galiano