jueves, 12 de marzo de 2015

SECRETOS

Todos guardamos secretos
yo, por ejemplo, tengo un castillo en el aire
que si algún día aterriza
espero que no caiga encima
de mis laureles donde estoy yo
con una hamaca y apuntando 
con los pies a las nubes
y la cabeza en la tierra,
pero flotando.

Todos contamos secretos,
yo, por ejemplo, cuento muy bien los de los demás,
los de mis amigos y de oídas me hago todo orejas,
pero al final se me olvida.
Y, claro, me queda la vida.
Supongo que soy bueno en eso,
callo secretos porque luego no los recuerdo,
aunque mi novia no coincida.
Se me olvidan las cosas sí,
pero nunca la vida.

Y cuando venga la postrera
sombra querré decirle un par de cosas:
no he venido a confesarte nada,
olvida mi vida,
solo quiero estrecharte la mano,
mirarte a los ojos
y decirte un secreto guardado:
me gusta el electrolatino.

Manu Fer-Galiano