lunes, 1 de junio de 2015

UNA RIMA


“Tú eras el huracán y yo la alta
torre que desafía su poder...”.
Bécquer, Rimas

Tú la rosa y yo el enhiesto
jardinero que te cuida.
Tú las espinas, yo las suaves
manos que te riegan.
Tú los colores fuertes 
y olores embriagados,
yo el inocente encantado
que te busca entre las malas
hierbas del jardín del corazón.

Yo con sed y tú regada,
tú en el centro de todas las miradas,
yo en esquinas lúgubres, distantes.
Tú plantada y verde, yo arrancado
de la vida que me vive como esqueje.

Tú eres luz y el sol te nutre,
pálida estatua entre ruinas
y hiedras de desamor en el alto
balcón soy, el que te observa.


Manu Fer-Galiano