jueves, 20 de febrero de 2014

EL IMPECABLE

Adoro la manera en que tus piernas
chocan contra las mías.
Me encanta tu aroma humano
y tu humor entre perlas destilado.
Tus ruidos provocados por la falta de aire
al contacto con tu mucosidad.
Me gusta tanto tu alta música
que suena por el altavoz,
como tu crespa tempestad del oro churretoso
y el chicle de tu boca es un manjar 
para mis oídos.
Disfruto contigo cuando toses
sin taparte el hocico.
Me gustan tus movimientos cuando lanzas
basura debajo de un asiento
-lo haces disimuladamente,
de manera muy atractiva,
pero yo siempre me fijo en los pequeños 
molestos detalles-.

Todo tú de ti me encanta
y me enamora,
querido desconocido de la renfe
dirección Guadalajara.



Manuel Fernández-Galiano Amorós