NEGRO SOL DE VIDA

Mi enajenación es tan ajena
que las abejas de mi cabeza
se diluyen como los granitos
de café molidos ruido.

Me bebo el negro sol de vida
hecha pedacitos y suspiro;
y si no se esparcen en el viento,
los convierto en experiencia.

Manuel Fernández-Galiano Amorós

Manu Fernández-Galiano