MI MUSA

Qué caprichosa puede ser la inspiración.
Puede darte el verso
en el momento que menos lo esperas.
O darte nada
cuando estás a vueltas con la idea.

Puede dejarte plantado ante la mesa,
donde habíais quedado
mientras miras melancólico la vela
blanca que se consume verso a verso.

Y entonces simplemente te levantas
y la ves, la ves a ella.
Y entonces claramente te das cuenta
de que el poema mereció la espera,
que la confianza en que vendría

pudo más que tirar la toalla.

Manuel Fernández-Galiano Amorós

Manu Fernández-Galiano