LUNA DE PLAYA

Baja pero viene acompañada
busca la luz que las piedras blancas dan
la luz de la libertad de esta playa.

Sube llena de sonrisas
de espuma de las hojas
de los bordes derrotados por poetas.

Sube y llena su esplendor,
llena de conciencia oscuridad,
se arroja a las miradas de lunáticos.

Y allí arriba más blanca que las armas
atiende a las razones de sus locos,
vive desvivida por su luz.

Desde los tejados, desde los reflejos
del agua clara calma, en cama
puedo escribirte porque siento, te puedo mirar,
seguir en ruta, llegar a buen puerto,
a mi corazón abierto.


Manuel Fernández-Galiano Amorós

Manu Fernández-Galiano