viernes, 24 de enero de 2014

LO QUE ME QUEDA

Yo no soy un actor,
dirijo mi propia obra.
Yo no soy espectador,
yo formo parte de la tragicomedia.
Yo no soy protagonista,
ni antagonista,
yo doy vida a las ideas.
Yo no soy un bastidor,
ni estoy entre bambalinas,
yo doy forma y estructura.
Yo no soy 
un telón que es corrido,
unos aplausos, unos vítores,
yo soy la emoción y los temblores.
Yo no soy
el autor de la obra.
Yo soy el diálogo, el libro, la palabra,
el silencio incómodo antes de empezar,
la luz apagada,
la música.


M. F-G. A.